sábado, 15 de julio de 2017

Serie Batallas Inmortales -- A.S. Pascual

01 - Legiones ocultas: Los Sephirot y la traición
Los sentimientos son debilidad envueltos en una capa de fugaz felicidad, nadie extraña nada, nadie llora por nada. Un guardián es fuerte, decidido y de un impenetrable corazón, no somos humanos, no podemos ser débiles como ellos...
Aquello nos lo decían siempre, era la regla más grande a seguir. 
Debíamos comportarnos como seres en extremo perfectos, inhumanos, sin sentimientos y sin corazón, un ángel no debe sentir, un ángel no debe fallar a su juramento, pero no importa quiénes éramos o cuán perfectos debíamos ser, por el simple hecho de haber nacido humanos los sentimientos nos persiguen y nos atan a la tierra...
Es fácil tener un jodido sentimiento y que todo aquello por lo que hemos luchado se termine, perder todo y volver a iniciar es una de las partes más amargas de la vida, pero cuando el destino está en contra y todo nos acusa no hay otra salida que dejar de hacerlo.
Llorar, reír, temer, enojarse, tener odio, amor, coraje... todo está prohibido y al final tienen razón... en la guerra eterna que se libra entre el bien y el mal no hay cabida para tener un sentimiento, nos hacen débiles y entorpecen los planes que se han trazado pues una falla, el más pequeño error o decisión puede causar la muerte de cientos de inocentes... un ángel no debe permitir ésto. El deber está antes que la propia vida.
Pero las decisiones y el mismo destino guían nuestras vidas sin contemplaciones o piedad alguna, tanto que nadie sabe en qué lugar va a terminar, ni siquiera un ángel guardián...




2 comentarios: